“LUEGO DE 20 AÑOS DE HABLAR CON ANIMALES DESCUBRÍ QUE HAY UN PROFUNDO AMOR PARA TODOS”

Daniela Camino, comunicadora interespecies, nos revela cómo se comunica con animales no humanos. Sí, eso que cuando éramos niños muchos quisimos hacer con nuestra mascota, eso que algunos plasmaron en películas de fantasía, es real: podemos comunicarnos con animales, no solamente con perros o gatos, con todos los animales, y en esta entrevista ella nos cuenta cómo lo hace y nos habla de su escuela en donde nos ayuda a desarrollar esta capacidad que todos tenemos dormida.

Daniela, eres comunicadora interespecies.

Sí. Es importante ver más allá del antropocentrismo. Yo soy de México, soy mamá de dos adolescentes humanos, estoy casada, tengo cuatro perros, dos gatos, soy custodia de un centenar de árboles aquí donde vivo, al lado del bosque, y me dedico a la comunicación intuitiva con animales desde hace casi 20 años. Es un privilegio ver cómo el gran Espíritu entreteje nuestras vidas con las vidas de los animales, y pone inteligencia, belleza, aventura, bondad, en tantos seres.

A qué te refieres con “el gran Espíritu”

Lo que pasa es que “Dios” es una palabra muy trillada… Dios, Gran Espíritu, La Fuente de Luz… El Vacío Iluminado… El Gran Amor Incondicional… Como cada quien le quiera decir, el amor infinito que nos sostiene a todos, a los humanos y a los animales, a eso me refiero, más allá de cualquier religión. Si algo me han enseñado los animales, es que hay un inmenso amor para todos.

Entiendo que desde niña te comunicas con animales.

Bueno, la comunicación intuitiva, comunicación telepática, es el uso de la intuición para resonar con otras formas de vida no humanas, con seres que hemos asumido que son muy limitados -lo cual no es el caso, tienen otras limitaciones y otros potenciales diferentes a los humanos- es una capacidad humana innata. Hago un proceso de resonancia con un perro, un gato, un caballo, una lagartija, una tarántula, un grillo… no estamos limitados, la consciencia trasciende la forma. Hago el proceso de resonancia entre una consciencia que está en un cuerpo físico, con otra consciencia que está en otro cuerpo físico. Recibo información: imágenes, sensaciones, olores, colores, sabores, ideas, historias, que resuenan con mi campo energético y con mi cuerpo, y lo subo después al espacio mental. La telepatía entre un humano y un animal trasciende al lenguaje humano. Es una capacidad que uno ejercita, como un músculo, como tocar un violín.

Claro…

Con esa capacidad entrenada escucho al animal durante una entrevista que el humano me solicita. Las consultas son a distancia, tengo pacientes de todo el mundo. Con ayuda de la tecnología, en línea, el humano me presenta temas para trabajar con su familia animal, y con esos temas hablo con el animal, le pregunto qué siente, qué quiere, qué opina de esta idea o de otra. Es una mediación para que los humanos puedan escuchar la perspectiva del animal, puedan honrarla y respetarla, y al mismo tiempo que el animal pueda entender bien al humano. De pronto asumimos que el animal nos tiene que entender “de una”, y nosotros somos animales complejos, raros, misteriosos, confusos, con agendas distintas, y el animal no siempre nos puede entender “de una”. Los animales domésticos hacen un esfuerzo inmenso por vivir en un ambiente que es específicamente humano, sacrifican muchas cosas por estar con nosotros y convivir, disfrutar, tener una comida rica, calorcito, y darnos su amor y perspectiva y energía espiritual. Es escucharnos desde el corazón. A los humanos no se nos da mucho el diálogo, escucharnos. Asumimos muchas cosas, escuchamos muy poco, traducimos a nuestra conveniencia. La verdadera escucha profunda y activa se nos da muy poco, pero es el núcleo de la comunicación interespecies. Esta comunicación profunda, activa y álmica, se da allende las barreras mentales y allende las diferencias genéticas. Es un entretejido de corazones.

Daniela junto a Clark

¿Podrías detallar cómo es esa comunicación intuitiva?

La intuición es una capacidad humana reconocida desde hace muchísimo tiempo. Platón decía que la única forma de acceder a la realidad es a través de la intuición y no a través de la razón, y muchísimo antes de Platón todas las culturas chamánicas usaban su intuición para conectar con la realidad de la naturaleza. El chamanismo es el camino de la revelación directa, que los humanos hemos ejercido desde hace más de 40 mil años, y se han encontrado efectos del chamanismo desde Siberia hasta el sur de Argentina. Todos los humanos hemos tenido culturas chamánicas previas a las religiones monoteístas, y esas se ejercitaban a través de la intuición. A veces uno piensa en alguien, y de pronto esa persona te llama, o sientes que te están mirando, volteas y realmente te están observando.

Pero, cómo identificar qué es lo que quiere el animal.

Lo que quiero es que cada uno valide la intuición desde su experiencia. Es muy importante que los humanos bajemos de nuestro aspecto meramente racional a un aspecto intuitivo y del corazón, porque es nuestra evolución como especie tener estas capacidades activadas, es como aprender a leer, es un siguiente paso evolutivo. Es una capacidad, no es un don mío, yo simplemente le eché ganas. Por mi proceso espiritual desde niña yo era muy psíquica. Eso no significa que los demás no lo puedan aprender, de hecho me dedico a enseñarlo. Debemos ver cómo llegan esas sensaciones, a veces llegan tan rápido que no podemos agarrarlas. Hay un proceso de ejercitar la atención internamente. Para quienes han hecho meditación es más fácil, porque están acostumbrados a la energía sutil. Cuando estamos acostumbrados a energías muy fuertes, tener claras las sensaciones que nos transmiten otros seres simplemente requiere la fineza de poder captar esa información. Pero esa información está disponible para todos, todo el tiempo.

Cómo la recibes.

Me siento, hago una pequeña meditación, entro en un silencio interno relativamente rápido. Uso fotos, pero como un vehículo, no interpreto la foto, no veo el cuerpo del animal, no soy etóloga. A través de la fotografía, y sobre todo a través del amor de la persona con el animal, empiezo a sintonizar con el animal como con una estación de radio, y cuando agarro la información me empieza a llegar la personalidad del animal. Lo hago en un lugar tranquilo, con permiso del humano, en un contexto de consulta, no es un circo psíquico. Se siente muy similar a las imágenes de la memoria. Es una información que llega en nanosegundos, compleja y vasta, y mi entrenamiento es para poder discernir la información y entregarla al humano.

¿Y el animal te responde?

¡Claro!, no es una lectura psíquica, es una conversación. Yo siento la energía del animal, y él siente la mía, me escucha, hacemos un diálogo, “hola, cómo estás”, “¡ay!, estoy bien, estoy contento”. Tuve un caso de una gatita de 14 años, viejita, enferma, llamada Mía, y sus humanos querían saber cómo se sentía porque tenía un tumor en el colon. Conecté con Mía, y me mandó imágenes de su columna donde le dolía, resequedad en el esófago, una bola negra en el colon, y una sensación de querer defecar y no poder hacerlo, me enseña inflamación, en imágenes y en sensaciones, y me dijo “yo sé que estoy enferma, y no creo que vaya a salir de esta”. Sus humanos querían saber si ella quería que le hagamos una biopsia, quimioterapia… Y le mando imágenes a la gatita sobre qué es una biopsia y lo demás, y la gatita me dijo “no quiero ninguna intervención, quiero que hagan algo para que no haya mucho sufrimiento”. Los humanos me dijeron que habían pensado en usar dióxido de cloro, le dije eso a la gatita, y me dijo “adelante, pero si no funciona, no tengo problemas con irme pronto, estoy tranquila, estoy contenta, mi vida llegó a un buen sitio, no quiero que me hagan vivir a fuerzas tanto tiempo con tantas intervenciones, estoy satisfecha con mi vida y si me voy a morir pronto también estoy tranquila”. Los humanos me dijeron que habían pensado que Mía reaccionaría así. Normalmente a los humanos les hacen clic cosas que el animal está diciendo. Le dije a Mía cómo es una eutanasia, le cuento lo que los animales me dicen que se siente, porque también se puede hablar con animales trascendidos, en la medida en que son espíritus, los espíritus van de un cuerpo al otro. La gatita me dijo “la eutanasia está bien”.

Daniela en plena comunicación interespecies

¿Te has topado con gente incrédula?, ¿hay un respaldo de tu labor?

Existen estudios de capacidades psíquicas como la telepatía, la precognición, los efectos de las oraciones de intercesión… existen desde 1850. Newton estaba en sociedades espiritistas, y hay premios Nobel que estaban metidos en espiritismo y médiums, y sigue habiendo estudios en universidades superserias, que comprueban de manera sistemática que algo más allá del azar ocurre con estas cuestiones. Pero existe un tabú a nivel científico, porque la ciencia no tiene la capacidad de explicarse que esto ocurra. La CIA tuvo un proceso de espionaje y contraespionaje con los rusos con increíbles resultados, Remote viewing se llamaba, espionaje psíquico. Es la misma capacidad, el tema es para qué la usas. Yo tengo muchos estudios académicos también , lo último que hice es una maestría en Londres, de Antropología y Ciencias Cognitivas. Desde la antropología veía ene cantidad de culturas que viven este tipo de cosas, culturas no occidentales que hablan de distintos estados de consciencia. Ha sido estudiado desde el lado antropológico, científico, físico, neurológico, militar.

Sí.

Hay un biólogo, Rupert Sheldrake, de la Royal Society, que hizo un análisis en el libro De perros que saben que sus amos están camino a casa y otras facultades inexplicadas de los animales. Hizo un estudio con cientos de animales, sobre todo perros, y vio que los perros sabían que sus humanos iban a regresar, al menos con 10 minutos de anticipación, cuando el humano venía en horarios diferentes, el viento estaba en contra, en transportes diferentes…

No era por el olfato.

¡No!, porque a veces el humano venía en bicicleta. Los perros sabían que el humano iba a regresar cuando el humano decidía empezar a regresar.  En algún momento necesitamos que la ciencia nos valide, cuando tenemos dudas, pero en la práctica personal hay un proceso de profunda certeza. ¿Por qué sabemos que las cosas funcionan bien?, porque los animales cambian, mejoran su comportamiento, el animal y el humano se comprenden mejor, el gato o el perro dejan de ser tímidos o agresivos, si están en una agonía muy larga pueden irse más fácilmente. Cuando hay una conversación profunda el animal se siente mejor, el humano también, los acuerdos funcionan. Tengo alumnos veterinarios que me dicen que su práctica mejora muchísimo, que los animales son más cooperativos, que tienen menos miedo, hay una comprensión de lo que animal quiere.

¿Y te comunicas intuitivamente también con humanos?

Los humanos tendemos a ser complejos, a autoengañarnos, a ser soberbios cuando en realidad tenemos una inmensa ignorancia, a ser rencorosos. También tenemos un inmenso potencial positivo, pero nos recargamos tanto en la razón que nos perdemos la conexión con el corazón. Esta es la etapa más materialista de la humanidad que jamás haya existido. Hemos perdido esta capacidad espiritual. No tiene que ser religioso, ni dogmático, simplemente somos cuerpo y espíritu. Los humanos tenemos mucha complejidad cultural, pensamos una cosa, sentimos otra cosa, nuestro papá quiere una tercera cosa, nuestra religión nos dice una cuarta cosa, nuestro Presidente una quinta… andamos revueltos, no sabemos ni quiénes somos. Un perro sí sabe quién es, sabe que es cuerpo y espíritu, sabe que amar es posible, tienden a soltar la ira, el odio, el rencor, incluso animales muy maltratados, no son rencorosos. Tampoco es que sean puros como maestros iluminados, hay animales que tienen una consciencia muy expandida y otros no tanto, pero tienden a ser mucho más sencillos, y a ser unívocos, que significa que pienso, siento, quiero, deseo… en mi consciencia está lo mismo, no tengo una religión que me manipule, no tengo una carga ancestral de mis papás que me opaque o me limite, como suele ocurrir en las familias humanas. En ese sentido, es mucho más fácil hablar con los animales. No hablo telepáticamente con los humanos, pero hago sanaciones con las personas, puedo ver su campo energético. El humano es tan importante como el animal. Los humanos andamos con máscaras, la etimología de “persona” viene de “máscara”. La capacidad intuitiva me sirve para saber cómo está el humano y cómo apoyarlo, sobre todo cuando hablo con animales trascendidos y el humano está en duelo.

Cuéntanos de Duelo Animal, y también quería preguntarte, ¿los animales te han dicho algo en relación con el especismo?

Tenemos la página web, Interespecies.com, y vimos que la gente necesitaba mucha ayuda por la pérdida de un animal de compañía, y decidimos hacer una página web que se llama Duelo Animal, que es hermana de Interespecies. En Duelo Animal ofrecemos una canasta de terapias para que las personas se sientan acompañadas, porque una consulta de comunicación ayuda muchísimo, pero no sustituye un proceso de duelo. Mucha gente me dice que ha sufrido más la muerte de su animal de compañía que la de su padre o la de su madre. Los animales para muchos han sido su única fuente de amor incondicional, porque los humanos no sabemos cómo dar amor incondicional, las mamás nos equivocamos mucho. A veces el perro da lo que no te ha dado ni tu papá, ni tu mamá, ni tu pareja, ni tus hijos. Los animales irradian paz, serenidad, gozo, determinación, nos sostienen. En Duelo Animal tenemos comunicación interespecies, veterinarios alternativos, tanatólogos, de los cuales una es budista. Los animales son maestros en dar amor incondicional mientras están vivos, y son enormes maestros en el momento de la muerte, nos enseñan cómo aceptar la muerte y dejar ir. Aunque hay animales que sienten más el duelo, hay unos que no se quieren ir porque hay mucho apego con los humanos. Yo conecto con los animales en el plano sutil, en el cielo, en el plano astral superior… se les puede conectar ahí y ver si han llegado bien, cómo fue para ellos la eutanasia, dónde están, qué mensajes tienen. Llevo muchos años con este tema, y por eso salieron las entrevistas con el Ángel Portal. Esas canalizaciones son muy útiles porque desmitifican el tema de la muerte. Cuando los humanos no conectamos con nuestro lado espiritual, la muerte es el fin de todo, porque somos simplemente materia, pero si uno está identificado con su lado espiritual, estar encarnado es una parte del proceso, y sentimos mucha paz.

Claro.

La comunicación con animales trascendidos deja al humano con mucha paz, porque una eutanasia genera culpa, a veces hay accidentes, descuidos. Es muy liberador, porque hemos sido manipulados por las religiones en el tema de la muerte, el cielo, el infierno y todas estas cosas. Un animal trascendido cuenta las cosas de una manera muy natural. Nos urge saber de qué se trata la muerte para saber de qué se trata la vida.

Te preguntaba qué dicen los animales acerca de esta época.

Es una era geológica nueva llamada el Antropoceno. Es un tema gigante. Es urgente que empecemos a despertar y a conectar con el corazón, a vincularnos con el mundo que nos rodea, incluido nuestro propio cuerpo que es el animal más cercano que tenemos, la Madre Tierra más cercana que tenemos, que solemos maltratar mucho, alimentar muy mal, y llenar de emociones negativas. Estamos viviendo la sexta extinción masiva de especies, y es obra de la humanidad. Hemos cambiado todo, incluido el clima, nos hemos vuelto una fuerza geológica, y los animales han perdido su hábitat, el acceso al agua, el aire limpio, los hemos cazado, manipulado, sometido y esclavizado. Lo peor de los humanos es la manera cómo tratamos a lo que nos rodea. Nada justifica lo que hacemos en las granjas factoría, ¡nada!, es el Auschwitz de los animales, el especismo. Decimos “voy a contratar a una comunicadora interespecies para hablar con mi perro”, pero pago para que maten a una vaca o a un cerdo. Vivimos en una especie de disonancia cognitiva. ¡Todos los animales merecen respeto!, no solamente mi perro. Si creo que mi perro tiene inteligencia, pues los cerdos más, son increíblemente sensibles e inteligentes.

Así es.

Se mueren dos mil animales por segundo por el consumo humano, para satisfacer una alimentación que nos gusta y que no es necesaria para el cuerpo humano, porque ni tenemos caninos como los lobos, ni tenemos un intestino corto como los gatos. Somos omnívoros y podemos elegir qué comer y elegir dónde hacer menos daño. También está el uso del agua, el cambio del clima, el petróleo, el carbón… Todos los eres merecen nuestro respeto, porque hay una chispa divina dentro de cada uno, hay inteligencia, y hay la capacidad psíquica de comunicarse con todos, hasta las amebas.

La comunicación interespecies brinda una conexión profunda

Eres vegana.

Sí. Tengo un libro que se llama Vegetariano u omnívoro. Cuando escuchas a tu gato, a la boa constrictor, a los seres carnívoros, te explican qué es para ellos comerse a otro, y hay una enorme neutralidad, un enorme respeto por el ser que se están comiendo. Comprender qué es para ellos la muerte de otro es muy interesante, me merece respeto, pero eso no es lo mismo a lo que los humanos hacemos en las granjas factoría, esclavizar a nuestro beneficio.

Pero hay un tema de supervivencia también.

Mira, está bien que en nuestra cocina no haya una rata, tenemos que proteger a nuestra familia. Me pasó, una rata se metió en la cocina y le dije “no puedes estar aquí, este territorio es mío”, y la rata me dijo “aquí está caliente, hay comida, hazle como quieras, yo no me voy”; bueno, al día siguiente busqué una trampa humanitaria, que no les hacen daño pero que cierran la compuerta, la saqué y le dije “este es mi territorio”. Mis hijos en el colegio de primaria, como muchos chicos en un momento, tuvieron piojos, y hablé con los piojos, les dije “ustedes no pueden estar aquí, este territorio no les pertenece”, y me dijeron “no nos vamos a ir, estamos felices”, y les dije “¡habrá guerra química!”, y me dijeron “sí, hazla”, y tuve que usarlo. Una vez les di tres días a un grupo de hormigas para que dejen una maleta en mi casa y se fueran a una casa contigua. Se puede negociar. Y está el tema de los parásitos. Nuestro cuerpo es una comunidad de seres. En nuestro cuerpo hay más código genético de virus, bacterias y hongos que código genético humano. Hay dos kilos de seres no humanos adentro de nosotros que nos permiten comer, la microbiota humana es importantísima. En el estómago se genera la serotonina. Hay una diversidad adentro de nosotros y afuera de nosotros. Para el año 2050 la tercera parte de todas las especies de vida habrá desparecido, y al mismo tiempo que eso ocurre afuera, adentro ocurre la disbiosis, que es que perdemos la microbiota, porque no comemos adecuadamente, porque nos metemos muchas medicinas y antibióticos. La forma de relacionarnos con los animales a través de la intuición, desde el respeto, desde la escucha, es para afuera y es para adentro. Si aprendemos a hablar con los animales desde una verdadera compasión y respeto, asumiendo que cada quien tiene su lugar en el mundo, podremos hacer lo mismo con nosotros hacia adentro. Es una forma de transformarse como individuos el hablar con animales, es un florecimiento bien amplio y bien bonito.

Cómo te podemos contactar.

En Instagram como @interespecies.com_, en Facebook como comunicacióninterespecies, o Daniela Camino, en las páginas web Interespecies y Duelo Animal. Lo que quiero que se lleven es que el mundo es un lugar maravilloso, lleno de amor. Lo que yo me he llevado luego de hablar 20 años con los animales es que hay un profundo amor para los animales, que el mundo está hecho con un diseño de inteligencia, belleza increíble, sincronicidad. Que somos profundamente amados, los humanos y los animales, y que la vida es una experiencia maravillosa. Mi invitación es que despertemos a esa experiencia. Si seguimos siendo educados solamente por la razón, somos muy fácilmente manipulables. Ahora es un momento para despertar, con todo lo que está pasando, con estas varias lecturas que tenemos de la pandemia, los humanos estamos diciendo ¿a quién le creo? Mi invitación es regresar al corazón, empezar a escucharte más, a ser más intuitivo.

Y qué proyectos tienes.

El 19 y 20 de febrero voy a dar un curso presencial en Bogotá. Se pueden comunicar con nosotros en interespecies@gmail.com. Hay talleres de ética, círculos de práctica, trabajamos con muchos refugios animales. También enseño sanación, para que las personas pasen por un proceso de autosanación consciente. Tenemos varios cursos, grabados, con TeleClass, y ahora de nuevo presenciales como en Bogotá.

Y cómo te ha ayudado la comunicación con animales.

Llevo muchos años meditando. Mi búsqueda espiritual empezó mucho antes de hacer comunicación con animales. La meditación es el núcleo de la vida. Fui budista tibetana un tiempo, y después encontré a mi maestro espiritual, Srinivas Arka, cuando vivía en Madrid. Desde entonces he estado meditando Arka Dhyana. Meditar genera cambios maravillosos.

Qué te ha dado la comunicación interespecies.

Me ha dado una profunda felicidad. Yo moriré en paz. He seguido el camino del corazón, después de haber sido académica y haber trabajado en la Presidencia de la República. Decidí hacerle caso a mi corazón, y es un enorme privilegio. Soy muy feliz haciendo lo que hago, y me encanta acompañar a la gente en su proceso. No podemos esperar más, hay que autotransformarnos.

Video de entrevista completa:

Entrevista: Giancarlo Tejeda

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivo

Categorías

Giancarlo Tejeda Written by:

Be First to Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.